• La locura de Vietto (4-0)

    UD Las Palmas

    10-01-2018 23:08:47

    Luciano Vietto llevaba más de un año sin marcar un gol. En el primer disparo entre los tres palos con el Valencia marcó su primer tanto de delantero de área, al rematar un rechace del portero. Y después cayeron otros dos de estrella: uno elevando el balón ante la salida del portero y otro, desde 42 metros desde el centro del campo. Las Palmas, colista en LaLiga, está en otra guerra, pero apenas dio batalla durante la primera parte, solo con 1-0 abajo, y en la segunda se desmoronó por completo.

    El Valencia tensó el partido con una presión constante sobre una de las señas de identidad de Paco Jémez: la salida del balón jugado desde la defensa. Así fueron cayendo ocasiones de todos los colores: dos de Nacho Gil a centros de Pereira y Zaza; una de Pereira que remató demasiado cruzado desde el semicírculo, otra de Vietto que se fue rozando el travesaño y una más de Zaza que remataba de forma acrobática un centro de Lato.

    Las Palmas no variaba el patrón, aunque el riesgo era evidente y no generaba ningún peligro sobre Jaume. Vicente Gómez y Javi Castellano intentaban minimizar riesgos en campo propio, pero el Valencia lanzaba jugadores en todas direcciones para provocar el error amarillo.

    La perdición de Las Palmas

    Apenas tenían los hombres de Paco Jémez opciones de abrir líneas para jugar en campo contrario. Y cuando lo consiguieron. Fue su perdición. El Valencia aprovechó una jugada de ataque de Las Palmas que acabó en las manos de Jaume para impartir un taller de contragolpe. El portero sacó rápido y con precisión a Zaza que la pedía en el centro del campo y cedió con el pecho de cara a Vietto. Mientras el argentino galopaba a la izquierda, el italiano esprintaba a la derecha y remataba de cabeza el servicio de su compañero. Habría sido un gol antológico de no ser por la estirada de Lizoain que paró con las piernas. El balón cayó de nuevo a Vietto que ajustó por arriba al fondo de la red.

    No es que el gol hiciera justicia, sino que se trataba de la consecuencia lógica de lo que se estaba viendo en Mestalla. A partir de ese momento, Las Palmas pudo dar ese paso adelante que le había sido imposible hasta entonces. Halilovic, que parecía enclaustrado en la banda derecha del ataque, cambió de costado para dejarse ver con peligro. Así llegaron los mejores minutos amarillos: Lemos remató de cabeza un centro del croata y luego probó con un disparo muy desviado de falta. Pero la mejor ocasión la tuvo Calleri en el minuto 44. El delantero argentino remató a gol un centro desde la banda, pero el árbitro ya había anulado la acción al considerar que había hecho falta en un forcejeo con Vezo.

    El problema para el equipo de Jémez es que el Valencia no aflojó tras el paso por los vestuarios. Y no ya por el vendaval goleador en el que se convirtió Luciano Vietto. Sino porque en el equipo visitante persistieron los errores de la primera parte. Maksimovic se estrenó como goleador blanquinegro tras un nuevo robo de balón al borde del área rival que convirtió en el 3-0 de un derechazo.